como mejorar su vision

 

Como mejorar su vision

Querido amigo/a

Vamos a hablar claro, para que se entienda. “Cómo Mejorar Su Visión” no pretende ir en contra de los médicos oftalmólogos, ni de los ópticos, ni siquiera está enfocado en atacar al comercio que se genera en torno a la medicina especializada en ojos. Por el contrario, nuestra mayor ambición es ser honestos con cada uno de nuestros interlocutores. Sobre todo con aquel interlocutor que está preocupado porque está padeciendo un problema visual y por ello está necesitando que lo asistan, está pidiendo a gritos que lo orienten para poder sentirse mejor. ¿Cómo nos ofrecemos a ayudarlo? Siga leyendo y lo sabrá.

Para empezar, vamos a contarle una historia de vida. Que puede ser la de Juan, o la de Pedro, o la de Inés. Muchos se van a sentir identificados con esta historia, ya verán. Una historia que no por conocida forma parte de un mito, sino que es una realidad para muchos. Resulta que mi amiga Teresa, que hoy tiene 35 años, se siente una discapacitada visual si no usa sus anteojos con un aumento importante. “Si no tengo puestos los lentes no veo ni un elefante a dos metros”, suele confesar, un poco en broma y un poco en serio. ¿Pero qué tiene de particular esta historia, que la debemos haber escuchado cientos de veces de la boca de diferentes personas? Justamente, por ser una historia común, que toca a muchos, es que cobra relevancia el mensaje que tenemos para decir en “Cómo Mejorar Su Visión”.

Al poco tiempo de comenzar a asistir a la escuela, la maestra de la pequeña Teresa convocó a sus padres porque aseguraba que la niña no prestaba atención y se mostraba dispersa. Los padres comenzaron por consultar a la psicopedagoga, quien tras un par de entrevistas sugirió que se consultara a un médico oftalmólogo para que le realizara un chequeo visual. Por supuesto, los atribulados padres no demoraron en pedir un turno con el especialista en ojos y realizar la consulta. Tras algunas pruebas calzando lentes a los que se les iba cambiando la graduación y frente a una pizarra con signos de distinto tamaño, los padres de Teresa salieron del consultorio con prisa, para dirigirse a la óptica recomendada a comprar el primer par de anteojos para su hija. El diagnóstico: una miopía precoz, que habría que controlar en forma periódica. Recordemos, la miopía solo permite ver los objetos que están próximos al ojo debido a una curvatura excesiva del cristalino, que forma las imágenes delante de la retina.

A grandes rasgos, ¿cómo sigue la historia? Teresa no ha dejado de controlar su vista al menos una vez al año y tampoco ha dejado de usar anteojos. ¿Ha tenido alguna mejoría, entonces? De ninguna manera. Cada tanto el oculista le ha ido aumentando la graduación de sus anteojos. Y se ha hecho clienta de una óptica porque no pasa mucho tiempo hasta que necesita renovar sus anteojos, acompañarlos con los marcos de moda, disponer otro par por las dudas, tener un par con cristales orgánicos para que no se rompan fácilmente, tener otro par con cristales que se oscurecen al sol. Y podríamos seguir…

 

Teresa, como tantos que comenzaron a usar anteojos desde pequeños, nunca recuperó su visión sino que cada vez fue haciéndose más dependiente de los anteojos. De chica le molestaba bastante esa situación. En su adolescencia le incomodó aún más. ¡Se sentía un patito feo yendo a bailar con anteojos! Aunque estaba resignada a seguir usando anteojos, a visitar periódicamente al oftalmólogo y a concurrir a la óptica, ya casi considerada como una clienta vip por las ganancias que les dejaba.

Y bien, a esta altura cabe la pregunta: ¿Debemos resignarnos a usar anteojos para siempre y a aumentar cada vez más su graduación? Nuevamente, queremos ser honesto con usted, querido amigo. Hay casos en que el uso de anteojos es imprescindible, no somos necios para negar esa realidad. Si bien con el caso de Teresa particularizamos el tema, “Cómo Mejorar Su Visión” tiene la intención de ir más allá y resultar útil a un amplio segmento de la población.

La visión es uno de nuestros sentidos más preciado. Sin embargo, a pesar de ser la vista un sentido tan valioso muchas veces nos conformamos con lo que nos pasa porque creemos que así debe ser. ¿Qué es lo que queremos decir con esto? Vayamos a un ejemplo concreto. A medida que vamos cumpliendo años, quizás al pasar la cuarta década de vida, nos parece natural tener que empezar a usar anteojos. La mitología popular ha instituido como normal el hecho de que los adultos mayores usen anteojos para mejorar su visión.

Y cuando se ve avanzar a un anciano sin anteojos se nos ocurre apartarnos para dejarlo pasar, por miedo a que nos atropelle porque no nos ve. Lamento decirle, querido amigo: Errare humanum est. Sí, es propio del hombre equivocarse. Es muy posible que ese anciano que avanza hacia nosotros tenga una vista de lince, como se dice un poco por exagerar. Los antiguos creían que la vista del lince atravesaba las paredes. Y en cuanto al anciano que se nos cruzó en nuestro camino, es muy posible que tenga una buena vista porque obró a conciencia para que ello sucediera. La verdad es que la mayoría de las veces la vista se deteriora por falta de los cuidados necesarios. Se tiende a cargar al organismo con medicaciones o con prótesis, como es el caso de los anteojos, sin estimular la respuesta de autocuración que el propio organismo está en condiciones de generar.

Como mejorar su visión puede ayudarlo a prevenir y a curar los problemas más comunes de la vista. Querido amigo, ya mismo puede empezar a practicar hábitos de cuidado de su vista. Más allá de que se requiera la consulta al oftalmólogo por problemas puntuales, cada persona está en condiciones de proporcionar cuidados naturales a sus ojos, que le devolverán la fortaleza y la vitalidad. Muchas veces los anteojos son necesarios, a no dudarlo. Pero hay casos en que los anteojos no deben adoptarse para toda la vida, resignándonos a no ser dados de alta jamás y a incrementar el aumento de los cristales cada tanto.

“Cómo Mejorar Su Visión” combina el deseo de informar a nuestros interlocutores con el reconocimiento a los cuidados naturales. “Cómo Mejorar Su Visión” no tiene contraindicaciones ni presenta reacciones adversas. “Cómo Mejorar Su Visión” provee los recursos a utilizar para incrementar la salud, en general, y la salud de la vista, en particular. El valor de “Cómo Mejorar Su Visión” no tarda en descubrirse. No hay que recorrer demasiadas páginas para darnos cuenta de todo lo que podemos hacer para poder recuperar el bienestar de nuestros ojos.

Cordialmente.

Juan Carlos Sanchez

Alimentos para mejorar la vista. (Salud y bienestar)

METODO BATES(EJERCICIOS NATURALES PARA MEJORAR LA VISION) PARTE 1

METODO BATES(EJERCICIOS NATURALES PARA MEJORAR LA VISION) PARTE 2